viernes, 24 de febrero de 2012

LA ESTÉTICA Y LA ENERGÍA FEMENINA.




LA ESTÉTICA  Y LA ENERGÍA FEMENINA.

La estética es una de las características de la energía femenina.

Esto es porque está asentada en dos de los chakras femeninos, el Esplénico y el Cardíaco.

Y la mujer está polarizada en sus chakras femeninos, esto es decir que,  es algo así como que regentea su vida desde sus energías femeninas, lo que le otorga un poder especial sobre ellas .

O, dicho en otras palabras, que maneja la energía femenina con mayor autoridad y de mejor manera.

Es la depositaria de la energía f emenina, así como el varón es el depositario de las energías masculinas.

Esto no significa que los varones no tengan incorporado el sentido de la estética, sino que ésta se encuentra en su polaridad femenina.

Entonces, tanto el varón como la mujer, van a tener tanto más desarrollada la característica de la estética, en la misma relación que lo esté su parte femenina.

Deberíamos aquí recordar que las personas podemos tener desarrollada tanto la energía masculina como la femenina.

Pero, podemos ELEGIR, asentar nuestra personalidad en una de ellas, porque nos resulta más cómoda para la posición filosófica que hemos tomado en la vida.

Decíamos que el equilibrio está muy relacionado con la estética.

Entonces, el equilibrio también debería estar presente con estas dos polaridades.

Por eso, si la mujer elige usar una prenda de corte masculino, convendría colocar detalles netamente femeninos, para equilibrar este efecto.

Por ejemplo, un peinado hiperfemenino, adornos, collares y zapatos de taco alto.

El gran diseñador Ives Saint-Laurent, dijo alguna vez que :

                Lo más importante de un vestido, es la mujer que viste”.


Beatriz Seibane.
Imagen Personal.- Asesoramiento de Imagen.

domingo, 5 de febrero de 2012

LA MODA Y EL PROCESO DE DESMASIFICACIÓN.


¿Qué es la moda?.

Es una forma de expresión que caracteriza a un determinado momento de nuestra historia
Está relacionada con las estructuras y consignas, sociales, culturales y/o religiosas.

Esta expresión se realiza a través de todas las formas de comunicación con las que el hombre interactúa.
Se transmite por medio de todas las formas de energía.

Los sonidos, las palabras, la música, las costumbres, las artes, la manera de vestir, las actitudes y los gestos, y todos los elementos que el hombre utiliza y que le dan un sello distintivo al momento en que vive.

La moda contiene, pero,  también masifica.

El ser puede someterse a sus dictados y convertirse en su esclavo, o puede decidir tomar aquello que le sirve, dejando de lado lo que no corresponde con él.

Éste podría ser también, entonces, una camino para permitirnos reconocer en qué lugar nos encontramos en nuestro “Proceso de Individuación”.


PROCESO DE INDIVIDUACIÓN.
Este es el proceso mediante el cual el ser  va separando su inconsciente del inconsciente colectivo.

Es el Proceso de Transmutación, o Alquímico que todos los seres humanos debemos transitar en nuestro Camino hacia la Iluminación o Maestría.

Es el Proceso de Desmasificación.

El hombre que no ha desarrollado su Voluntad, tampoco ha desarrollado su Identidad.

La Voluntad, que se relaciona con el Poder, le permite al ser reconocerse como un ser único e irrepetible.

Cuando el hombre saca su Voluntad,  saca también su Poder y hace crecer su Seguridad la Solidez de sí mismo.

Se ve y se acepta como un ser individual, que sabe lo que quiere, y decide salir a proveérselo.

Esto le permite armarse de una sensación de “Tenerse a Sí Mismo”,  que le brinda una estabilidad y solidez maravillosas.

Estas sensaciones le generan una fuerza y un valor especial, que le permiten de las garras del poder contenedor y controlador de la masa.

Y Puede salir de ella.

Se necesita para ello, una gran cuota de Voluntad y Poder para lograrlo, ya que,  al hacerlo, el hombre tiene que soltar la posición de “hijo”, con respecto a la sociedad.

Al hacerlo, puede colocarse en la posición de “padre”, como autosustentador y de líder, abriendo nuevos e ignotos caminos dentro de esa Sociedad.

En este sendero de superación, el ser va a tener que enfrentarse a los mecanismos de defensa que su personalidad pueda presentarle.

Entre ellas, las autojustificaciones para sostenerse dentro de esa masa, moda o como quisiéramos llamarlas.

Y discernir, entre lo que el hombre realmente quiere o necesita, y lo que su propio miedo o vulnerabilidad le pide.

Es decir, debe tomar el mando , a través de su Voluntad , o, en su defecto, permitir que el miedo lo haga, y, ser así gobernado por sus cuerpos inferiores.

Beatriz Seibane.
Imagen Personal.